Alas atrapadas

Qué extraño era volver a caminar esa calle

La que nos condujo al precipicio más seguro de nuestras vidas.

Pero entonces… Nada asustaba.

Recuerdo que tú me rodeaste la cintura invitándome a volar

A experimentar el vacío, la libertad…  A elevarnos

Pero más tarde  llegó  un abismo  aún más profundo

Y ahí  nuestras alas quedaron atrapadas.

Surgió el temor. Tú no volviste.

Yo volví.

Volví decepcionada y sola.

Y ahora ¡Qué extraña la ausencia!

Volví a caminar esa calle

La calle del precipicio de nuestras vidas.

                          logo                  

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s