Bellos desastres

Y no sé si me olvidaste

porque  yo cuando pienso

que también… ¡Resulta que no!

Que apareces por cualquier pensamiento,

por cualquier rincón de no sé que

desastroso cajón.

De esos que un día cierras y no abres.

 Tampoco ordenas en tiempo hecho eterno,

porque hacerlo causará dolor.

¡Hay tantos, tanto Bello desastre

encerrado en nuestro cajón, mi Amor!