Tú sí volaste…

Mi alma huele a ti.

Quedó prendida en tu aroma,

tu mirada, tu ser…

Ese largo beso que nos  llevó

a un lugar donde solo había Paz,

¡infinita ternura!,

¡profunda inmensidad!

Ella, mi Alma,

Ella se convirtió en prisionera

y Tú, carcelero de  sentimientos

que jamás encontrarán la llave

para volar y,

Olvidar.

Pasaron los tiempos y mi recuerdo,

recuerda que,

Tú, si volaste… Amor.

                                             Ana Lesman

 

 

Anuncios