No juzgues a mi Alma

tu mirada

Apaga la luz, enciende el Alma

deja a oscuras los miedos,

no juzgues al entendimiento.

Porque la lucidez se olvida, pero…

Los momentos que encienden el Alma

y apagan la razón,

en esos, no hay juicios que impongan cordura.

Ni magistrado que instruya causa alguna

dejando sin efecto

el delito de recordar sin amar.

Porque cuando se vulnera la razón

y se incauta la emoción

el capturado es solo un corazón solitario

que no necesita ni juicio, ni sentencia

porque ya, solo, se sentenció.

LESMAN LOGO

 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s