Palabras locamente cuerdas

 

las palabras bb (2)

Ella, lo percibió.

En la fascinación con la que sujetó el examen sobre sus labios. En el brillo de lágrimas que brotaron sin querer.

Ella, lo deseó.

En el temblor de su boca al pronunciar un “te amo”. En la emoción que surgía de su garganta haciéndose presente en su rostro. Expresaba trazos de su vida rota, de su historia que le condujo a construir su muro interior, poniendo distancia entre él y el mundo…

Y… con ella.

Él se acercó al mundo.

Se plasmaba en sus gestos, en la calidez de sus ojos, en la dulzura de su mirar. Era bello contemplarle. Imaginaba besar su voz y acariciar sus palabras.

Pero… ¡Y ella! Un tiempo atrás se había prometido no volver a cometer otra irreflexiva locura . Aún así pensó que los lamentos ya vendrían después…

“Quiero conocerte y nada me detendrá. Luego… Dios dirá”.

¡Y sí que dijo!

Es más, creyó que a Dios le pareció una putada que en ese encuentro ella no prestara atención a su  alma. Esta no le perdonó que no le diera más tiempo. Tiempo robado a otro tiempo.

En ese instante comprendió que el destino no la dejaría cumplir la promesa que se hizo:

Esperarle en otras vidas. La que ocultaba, no sabía si ella, o él o, ambos.

Logo BLANCO COMPRIMIDO

 

“Hay palabras locas, otras insensatas, otras te dan aliento, otras livianas como el viento… A veces por unas se puede morir, a veces por otras vivir”

Un comentario sobre “Palabras locamente cuerdas

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s