Metáfora disimulada

Esa mirada tuya mi mejor regalo. Cuando me leen tus labios, sabes, no logro entender tu lengua, descifrar tu vocabulario.

Disimulas como puedes. Aunque sé que el lenguaje de mi cuerpo te invade de dudas. Dos expertos disfrazados en este delicioso juego en el que no te veo pero te presiento.

Tu seducción sin freno vaga hacia la dulce tentación de ningún lado. Siento tus ojos en mi espalda. Clavados en mi figura, me giro  y…., con media sonrisa y a plena luz tu arrebatado examen cae sobre mis pechos… en ese momento comienza el ritual de vernos sin estar y estar sin vernos.

Entonces oímos la voz callada del amigo infiel. Compañero interior. Y repiquetea la fe en mi sien “aunque te vea sin estar, invadirás los poros de mis labios. Aunque después me lastimes eternamente ¡Ay!, mi loca nube del querer. Un trocito de alma que se quedó sin ser”.

Y en este laberinto llegué a ser controvertida experta demostrando lo contrario para tu olvido. Disimulando que mi vida es vida. Que mi cuarto rebosa placer  y mi Alma  sugestión sin palabras.

Y así seguir y seguiré con esta metáfora disimulada que…

Que jamás traduciré. 

 

logo

 

 

2 comentarios sobre “Metáfora disimulada

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s