Ella…

Ella  poseía la delicadeza para unir letras, para formar mapas de emociones y ternura, de aliento y desanimo, de absurdo y poesía…

Ella dejaba atrás la humildad cuando se trataba de intercalar sílabas entre labios que se buscaban en la distancia, mientras que en la cercanía apenas se tocaban.

Y, ella, también tenía una mente que dibujaba paisajes de detalles en acordes de geografía inventada, sin fronteras… 

De valles y cimas en las que a veces tocaba una ardiente frialdad, y otras rozaba una estrella que yacía desvelada.

Le oprimía el corazón la cordillera ondulante de espinas que usurpaba agua a los manantiales para calmar la sed de su Alma. 

Y así, ella acabó convertida en una dama del alba, disfrazada en cada luna creciente que el atlas de su emoción plagiaba.

 

 

Ana Lesman

7 comentarios sobre “Ella…

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s