Calendario del adiós

Amor, no sé… Aún hoy no sé averiguar por qué tomé rumbo a tus manos. Tú esperabas a tu destino allí donde quedó el regreso.

Hoy tampoco se me olvida mi risa nerviosa que no prestaba atención a la profusión de besos de los que morían de ganas, y de los que de amar vivían.

Y después…

A punto de perdernos en no sé qué espacios… Un encuentro con poco tiempo para mirar al pasado, bebernos de un solo sorbo el presente. Y mirar de soslayo al futuro, intuyendo que llegaría con retraso y desesperación.

Creo que ese día partimos la soledad en dos. Al mismo tiempo que una luz bohemia refulgía sobre la deshonesta sensualidad de la cordura.

Y ahora…

Ahora ya ves. Han pasado los años… ¿Cuántos?

No los quiero contar. No más quiero creer que hay una fecha en el almanaque que aún no tiene día, ni hora, ni miedos… Vaticino que será cuando la vida ponga punto final al camino del secreto.

Porque sabes, ¡hace tanto que aprendí a convivir con los gritos de las palabras que callan!

Que hasta comprendo que el silencio congele el tiempo de los verbos para no dejar marchitar al de las emociones…

Esas que aguardan una ocasión para resaltar en el calendario del adiós.

Ana Lesman

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s