Tiempo desandado

Recuerdo tus manos en mi cintura y, no, no es una canción.

Tampoco un sueño. Fue real. Han pasado los años pero aún puedo percibir tus brazos ceñidos a mi quietud.

Espacio de tiempo que siempre es más tarde de lo que pensamos. Por eso hoy la realidad de los días la mido en eternidad…

Porque ahora «mi espacio es un camino desandado».

¡Ay Dios, vagar hacia lo eterno está tan alejado! Que no concibo cómo transitar sin oírte cercano y atado a mi talle con luz de melancolía.

Mientras en ese tramo de «tiempo» la pregunta retumba en mis tímpanos: ¿Hasta cuándo? Sé que jamás tendrá respuesta.

Supongo que la inventaré cuando me encuentre en los confines aledaños de la estación final.

Y en ese instante acudirá a mis ojos tu alma rodeando a mi cintura. Y mis manos con las tuyas se detendrán en un trazo de tu rostro eternamente distanciado.

 

ana-lesman-firma

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s