Evanescencia

Cuando a ti se te pase el dolor del corazón y a mí el dolor del alma,

entonces, solo entonces, volveremos a ser como antes… A ser todo sin ser nada.

Así que esperaré con sosegada quietud y sigiloso silencio el instante en que apenas seas un nombre en mi mirada. Unas gotitas de tinta que resbalaran al suelo del orgullo.

O, quizás, un recuerdo sin remitente en una carta sin sello. Una fecha que no se repita cada enero. 

Una ciudad que caminar sin que devuelva la huella del tiempo. Un pasado simple en un futuro imperfecto.

O la memoria de un beso sin poesía, o la desmemoria de una rima sin verso.

O, simplemente, nos  desnudemos en la evanescencia de un invierno sin regreso.

 

ana-lesman-firma

 

Un comentario sobre “Evanescencia

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s