… A ciegas

No hallo un sueño más liviano

que cuando tu reloj perdido

encuentra su tiempo conmigo.

O cuando mis zapatos viejos

me transportan en volandas,

casi a ciegas, 

y me elevan a tu universo inverso.

Entonces adivino que antes de tocar el cielo

habré chocado unas mil veces contra el suelo.

Así, perturbada a la vez que subyugada,

titubeo cuando de mi boca nacen sonidos…

Sonoridad que se empeña en no admitir

que mis labios fingirán,

mas mis ojos…

¡Estos, mis ojos, jamás mentirán!

ana-lesman-firma

.

8 comentarios sobre “… A ciegas

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s