Quimera…

¡Qué difícil ignorarlo todo!

Obligarse a no esperar…

¿Tres mil encantos? O una quimera, quizás.

O, soy yo, o será que…

Que el vino excita los sentidos.

Será que en las noches cálidas,

de neón encendidas,

de asfalto perfumada y de sonidos apagadas,

se refleja tu efigie en sombríos escaparates

teñidos de plomizos grises.

Y mi traviesa imaginación, que no se libera,

te traza en la disfrazada candidez de mi alcohol.

Y, así, me enredo con fantasmas que levitan

entre negras sábanas y espurias conciencias,

donde el tiempo se extingue sin ser nada…

¡Ay, la espera!, esa quimera, “óxido del alma”.

ana-lesman-firma

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s