Recuérdame…

¡Recuérdame!

Recuérdame en un rincón, o a escondidas.

En medio de la nada o entre la multitud.

O, errandándole a tu sino.

Pero… ¡Hazlo!

Que si tú lo haces yo jamás moriré.

¡No dejes a tu pensamiento elevarse sin mí!

Yo te juro que aún tengo fe. Que aun creo que me retienen tus pupilas, 

que extiendes tus brazos para acariciar las aristas de mi ser.

Y yo, cielo mío… Yo no dejo de contemplarte en la oscuridad

cuando cosida a tu corazón lo reposas sobre mi piel.

Y sabes, tan profundo, tan hondo lo siento

que  ningún otro latido me ajusta bien.

Y le suplico a tu Dios que retire “ese cáliz”

que abandonaré lo mundano.

Tampoco detendré  a la muerte. Dejaré la luz a un lado

mientras sostenga en mi mente que tú…

Tú, aún, me estás recordando.

ana-lesman-firma

2 comentarios sobre “Recuérdame…

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s