Donde habite el olvido

La hiriente soledad de la nostalgia

turba  la luz de mi vida.

Mientras la ingenuidad de una lágrima

se niega a sostener que un corazón, 

rebosante de júbilo, oscurece si le olvidan.

Cual viento ebrio de melancolía, 

diseminando semillas de salvación

para no caer en el  lacerante abismo

de una verdad consentida.

De una sumisa mentira que en la distancia

contempla la huella de unos pies ensangrentados.

Restos de un alma rasgada amparándose entre brumas,

a la vez que memoriza aquellos versos, aquella rima:

 “Allá donde haya una piedra solitaria,

sin inscripción alguna,

allá donde habite el olvido,

allí estará mi tumba” 

 

Ana Lesman

 

 

 

 

 

4 comentarios sobre “Donde habite el olvido

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s