Te amo ¿Alguna vez te lo he dicho?

¿Te he dicho alguna vez que te amo?

¡Ay! Rapsodas que cantan a los sentimientos,

hay quien nos señala  diciendo,

que solo es poesía fácil y cursi y sentimental.

Más, digo yo…

¿Qué harías tú sin venas cosidas de pasión?

Sin un soneto que recomponga “Lo corto que es el amor y lo largo que es el olvido”.

Sin una leyenda que diga “El alma que hablar puede con los ojos

también puede besar con la mirada”.

Sin un verso que te acompañe y se lleve en su rima tus “Soledades”.

Sin un poeta que susurre “No me tientes que si nos tentamos no nos podremos olvidar”.

Sería vivir en un mundo sordo de la música que hace magia;  O ciego del boceto que el pintor traza en su maltratada locura.

Así sería, el amor.

¡Así sería!

Componer para que el tiempo vuele, o quizá se detenga en un segundo. O, para recordar, entre tinteros, la ausencia que araña el polvo fluyendo en el olvido.

Porque el amor, ya alguien lo dijo, “podrá mover montañas” pero si no es correspondido lo único que zarandea es al alma.