Remendar el alma

Desabróchame el botón de la cordura por la espalda…

Acompáñame en este baile de máscaras,

en este carnaval de palabras en las que

unas se exponen desnudas,

otras se disfrazan de mediocridad,

y las descaradas se adentran en la zarza

sin temor a espinas que hieran sus entrañas.

Palabras seductoras que guardan los ojos, la mirada, los silencios.

¡Ay, los silencios! Tan llenos de…

Palabras maliciosas que incitan a los besos y tientan a los versos.

Palabras mezcladas con vodka, enloquecidas con nostalgias de tequila

que desordenan, confunden, trastocan y enredan a la memoria.

Más en el juicio asientes que las que redimen no siempre son sabias.

Sí, las que cosen  botones extraviados de una mente que vaga, las que cierran cremalleras de olvidos y remiendan las costuras del alma.

4 comentarios sobre “Remendar el alma

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s