Princesa de saldo

No. No diré eso de: “Lo nuestro duró lo que duran dos peces de hielo …”

Porque mi fantasía hace algunas primaveras que perdió la mesura de los wiskis, la discreción de los cuartos a oscuras…

Que experimentó que “en las venas” no hay perdición, ni a nadie a quién rendir cuentas, y que en esa rareza la excepción “no soy yo”.

¡Dislocada cenicienta! que ya no anda por esquinas. Que ya solo es saldo de princesa en cuarentena.

¡Ay, Señor! Volver a esa vida improvisada que desordenaba las prisas y adecentaba la razón.

Porque hoy… ¡Hoy hasta los cajones están tan ordenados que al corazón no hay dónde colocarlo!

¡En fin!

Qué en esta irrealidad que me rodea no sé cuántos “rezos de hielo” he congelado para una misa con lágrimas de ginebra que perdone a mis labios que ni pecan, ni prohíbe que le tienten pecados.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s