Olivo de bohemia

Te amaré aun cuando se quede ciega mi luz.

Aguardaré a que la muerte nos funda en uno.

¡Qué inmensamente amargo fue

que la guadaña tomara tu mano

 y soltara la mía!

Porque sin ti…

existir es un paseo largo

entre nubes negras.

Es un dolor instalado

en el horizonte del alma,

en el infinito del amor puro,

en la lágrima de una estrella que no brilla.

Mas juro que mientras me esperes

junto al olivo de bohemia

las letras que anegan mi garganta,

queriendo estallar al unísono,

las haré eternas…

Para no permitir que

el silencio de tu nombre

y el sonido de mi voz jamás,

¡nunca!, muera.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s