Infancia olor almendros

De pequeña aquel arroyo se le antojaba un río de sueños. Los olivos que rodeaban la casa, su casa, le parecían un bosque perfecto. Los almendros en flor su olor favorito. De mayor se compraría perfumes con aroma a flor de almendro, pensó. La fuente, debajo de aquella encina, donde lavaba mamá, se le asemejaba … Sigue leyendo Infancia olor almendros

Con medias y sin medida

¡Debí haber perdido los papeles antes de perderme yo! Eso pensé. Yo, el caos más ordenado. La imperfección más perfecta. Ese desastre maravilloso que invadió de celo a la desidia. ¡Ay esta confusa anarquía! Que porta medias de seda, alma de raso y magnitud sin medida. Que no se esconde del tintero que acelera sus … Sigue leyendo Con medias y sin medida

Palabras locamente cuerdas

“Hay palabras locas, otras insensatas, otras te dan aliento, otras livianas como el viento… A veces por unas se puede morir, a veces por otras vivir”

Musitar en susurros

¡Te amo! Tanto..., que daría para tatuar mi cuerpo y el tuyo con las dos únicas palabras que conoce mi Alma, ella no necesita más léxico. Se enriquece constantemente con el "Te amo" que tú le musitas en susurros, cuando el día se va tiñendo de colores ocres y la vida va perdiendo su sentido … Sigue leyendo Musitar en susurros

Infancia olor almendros

De pequeña aquel arroyo se le antojaba un río de sueños. Los olivos que rodeaban la casa, su casa, le parecían un bosque perfecto. Los almendros en flor su olor favorito. De mayor se compraría perfumes con aroma a flor de almendro, pensó. La fuente, debajo de aquella encina, donde lavaba mamá, se le asemejaba … Sigue leyendo Infancia olor almendros

Mis Letras sin mí

Mis Letras son expertas y bellas amantes que cubren mis manos sublimemente. Acarician el fondo de mi esencia, me hacen suya

Calle Melancolía

Nunca nadie salió con el Alma indemne de esos laberintos, finalizó. Y, entonces, entendí eso de "El corazón tiene razones que la razón no entiende"

Bellos desastres

Y no sé si me olvidaste porque  yo cuando pienso que también… ¡Resulta que no! Que apareces por cualquier pensamiento, por cualquier rincón de no sé que desastroso cajón. De esos que un día cierras y no abres.  Tampoco ordenas en tiempo hecho eterno, porque hacerlo causará dolor. ¡Hay tantos, tanto Bello desastre encerrado en … Sigue leyendo Bellos desastres

Conocerte fue…

Conocerte fue un placer Amarte un sueño. Escribirte... Ay! Eso fue Y será un verso suelto en una hoja en blanco que jamás terminaré.

El mar del olvido

Con el viento en contra... Pero..., ir en contra era su sino