Lágrimas de lluvia

Resbalan por mis mejillas lágrimas de lluvia empapando el paisaje urbano que nubla el corazón. Imaginando que un día sin saber ni cómo, ni por qué entrarás por la calle de mi retina obnubilada de melancolía. Y repetirás aquello que fue tu religión “Eres el amor de todas mis vidas. Y aunque fuesen mil, mil  te … Sigue leyendo Lágrimas de lluvia

Sin ti… Memoria mía

Ella contempló a un ángel alado regalándole retales de gloria para cogida al corazón de su recuerdos elegir letras y cantarlas como cuando estaban ordenadas en su juicio, y sabía lo que dolía, lo que amaba, lo que odiaba, lo que jamás olvidaría... Pero ahora..., ahora  ya no habría más preguntas con respuestas. Ni preguntas. … Sigue leyendo Sin ti… Memoria mía

Seductor de letras

¡Eres tú quien logra que mis letras enloquezcan! ¡Y sabes, hace ya unas cuantas páginas que no logro entenderlas! Ellas se escriben de un modo raro, inducidas por tus manos. Y ellos- tus dedos- me confunden, me atrapan las ideas, me lían la imaginación... Así  que no dejo de preguntar desde hace "unos cientos de … Sigue leyendo Seductor de letras

¡Aburrida perfección!

¡Me gusta la gente que duda. La que se equivoca, comete errores y lo reconoce. ¡La que se aburre en la perfección! La gente que a pesar de caer mil veces se levanta mil quinientas. La que cuando no sabe no se avergüenza. Esa que demuestra su inteligencia sin hacer alardes, y le fascina la … Sigue leyendo ¡Aburrida perfección!

Flores azules

Me has enloquecido tantas veces que sentirme mal, ¡me sienta tan bien! Que hasta el ansia de ayer es mi paz de hoy. ¡Incluso mi pecado se alió con los ángeles, y lo carnal me ha abandonado! ¡A mí! Sí. A mí que nunca quise ser golondrina pero me hallé picoteando migas de un error … Sigue leyendo Flores azules

Evanescencia

“Cuando a ti se te pase el dolor del corazón, y a mí el dolor del alma, entonces, solo entonces, volveremos a ser como antes… A ser todo, sin ser nada” Por eso esperaré con sosegada quietud y sigiloso silencio el momento en que seas una sombra en mi mirada. Unas gotitas de tinta que … Sigue leyendo Evanescencia

Infancia olor almendros

De pequeña aquel arroyo se le antojaba un río de sueños. Los olivos que rodeaban la casa, su casa, le parecían un bosque perfecto. Los almendros en flor su olor favorito. De mayor se compraría perfumes con aroma a flor de almendro, pensó. La fuente, debajo de aquella encina, donde lavaba mamá, se le asemejaba … Sigue leyendo Infancia olor almendros

Abismo de los cielos

Mis páginas tienen un propósito: ser acariciadas por el alma de tu mirada. Así, mis dedos no se cansan de jugar con palabras, de fantasear con frases que terminan sucumbiendo a la fría lógica, o quizás a la calentura de la imaginación. Y en ese intervalo, a veces se elevan a los infiernos como, otras … Sigue leyendo Abismo de los cielos

Tiempo desandado

Recuerdo tus manos en mi cintura y, no, no es una canción. Tampoco un sueño. Fue real. Han pasado los años pero aún puedo percibir tus brazos ceñidos a mi quietud. Espacio de tiempo que siempre es más tarde de lo que pensamos. Por eso hoy la realidad de los días la mido en eternidad... … Sigue leyendo Tiempo desandado

La falda muy corta y los tacones muy altos

Soñaba que soñé que llegaba el día en que no había Día de la mujer. Sí, uno en que no te exigían ser buena en todo, hasta en el dolor. Y tampoco ser competitiva ni romper techos de ningún cristal porque, sencillamente, ya no existían. En ese despertar no se exigía ser una perfecta madre … Sigue leyendo La falda muy corta y los tacones muy altos