Cinco letras…

Tu nombre duerme enredado en mi sueño. Bailando en oscuros rincones, tropezando en escalones y amándote confinado en los sentidos de mi armario. Revuelto entre díscolas sábanas negras que codician acariciar tus cinco letras. ¡Ay! Amor sin nombre… Resabio perezoso de mi verso. Poema vacío. Pluma seca que apenas garabatea  un “te quiero”. Porque quererte … Sigue leyendo Cinco letras…

Tiempo desnudo

Esta punzada que anega mis letras no es más que un alarido al viento para dejar de sentir la ausencia. Para pedir auxilio de un desastre anunciado. Para no ahogarme en un jardín de poemas. Para dañar la savia que marchite la culpa. Para que me regreses mi perfecto caos, mi maldita forma de reír, … Sigue leyendo Tiempo desnudo

Letras cosidas

De ti tengo el ayer. De mí el presente. Y de los dos... Cuarenta y ocho horas, y mil caricias cosidas a mi libreta. Renglones llenos de palabras a las que cada madrugada doy vida. Y lloro. Sí, lloro a la vez que sonrío. Porque cada letra forma un corazón con un nudo atado al … Sigue leyendo Letras cosidas

Encuentro…

El cielo de la duda perdió su llave, allí donde el murmullo de la muerte temblando vivirá.   Allá, donde la tumba sellada con mudas palabras abrió la eternidad.   Y será allí,  en un encuentro dialogado, donde hablemos lo que perpetuamente tú y yo, la conciencia nos dejó acallar.    

Mírame…

Me gusta pensar que me miras para saber si yo te miro. Me gusta creer que me buscas entre palabras amontonadas. Me apasiona pensarte sabiendo que tú, imprevisiblemente asustado, no dejas de percibirme entre las páginas de tu libro. ¡Contémplame, sí! Hazlo aun con tu mente perdida... Pero mírame siempre, mi amor. Aunque yo haga … Sigue leyendo Mírame…

Velada osadía

Recostaré la tristeza sobre un pensamiento velado, y mirando hacia el cielo mis ojos inundados de estrellas llorarán a ritmo de blues. Melancolía que se escribe con parpadeos de soledad de jazz a medio terminar. Osadía murmurada que no admite hacer un retrato del alma tuya, pintado solo con letras. Ecos de la memoria que replica … Sigue leyendo Velada osadía

Encrucijada

Un grito de luz acalla mi silencio. Y al encenderse el crepúsculo la alborada se pinta de gris. Y, aun así... Aun así, ¡preguntas lo que no se puede explicar! Yo que veo como “Hoy es siempre todavía”. Y que no pido redención. Yo, yo que me acomodo en esta encrucijada inconsciente e improcedente, insensata … Sigue leyendo Encrucijada

Seductor de letras

¡Eres tú quien logra que mis letras enloquezcan! ¡Y sabes, hace ya unas cuantas páginas que no logro entenderlas! Ellas se escriben de un modo raro, inducidas por tus manos. Y ellos- tus dedos- me confunden, me atrapan las ideas, me lían la imaginación... Así  que no dejo de preguntar desde hace "unos cientos de … Sigue leyendo Seductor de letras

Escritora trasnochada

¡Y mira que las advertí! Que lo mío era comedía de escritora trasnochada. De cristales a medio vaciar. De sonrisa abstracta. De misterioso hechizo verbal y oscura magia. Pero ellas, inconmensurables e incansables, resistieron impertérritas ante mi demencia desenfrenada. Siempre ahí. Siempre a mi vera. Cuando no tenía fuerzas para invocarlas permanecían aun más cerca. … Sigue leyendo Escritora trasnochada

Detrás del Laberinto… Tú

¡Y saber que detrás de todo este laberinto de palabras estás Tú! Tú, el causante de mi delirio de letras que se unen sin saber ni cómo ni por qué. Sencillamente se buscan en la noche para, al amanecer, componer textos que mi invención nunca podría imaginar. Será la magia de la madrugada la que … Sigue leyendo Detrás del Laberinto… Tú