Dibujarte con palabras

Y escribo. Sí, escribo desde ese día en que escribir es vivirte cada noche. Es dibujarte con palabras. Es permanecer con los ojos cerrados en mi alma abierta. Es imbuirme en el edén sin permiso ni licencias. Es pensarte en una frase sin comas ni punto ni final. Es reescribirte sobre mi cuerpo desvestido. Es … Sigue leyendo Dibujarte con palabras

Letras cosidas

De ti tengo el ayer. De mí el presente. Y de los dos... Cuarenta y ocho horas, y mil caricias cosidas a mi libreta. Renglones llenos de palabras a las que cada madrugada doy vida. Y lloro. Sí, lloro a la vez que sonrío. Porque cada letra forma un corazón con un nudo atado al … Sigue leyendo Letras cosidas

Seductor de letras

¡Eres tú quien logra que mis letras enloquezcan! ¡Y sabes, hace ya unas cuantas páginas que no logro entenderlas! Ellas se escriben de un modo raro, inducidas por tus manos. Y ellos- tus dedos- me confunden, me atrapan las ideas, me lían la imaginación... Así  que no dejo de preguntar desde hace "unos cientos de … Sigue leyendo Seductor de letras

Palabras enredadas

Recostada en el ala de la nostalgia vio el espectáculo de palabras escritas con prisa, desordenadamente, para que no se escaparan en una ventolera de días nublados… Y temió releer esos renglones en los que la tinta pareciera decolorarse para dejar paso a la indigencia de la fragilidad. “Te quiero con toda mi alma. Y … Sigue leyendo Palabras enredadas

Le hablé al silencio…

Le hablé al silencio de ti, ¡pregunta tanto que no se le puede acallar! Y yo, a veces, no sé si mentir o decir la verdad.  Él, cada día, me inunda en ese juego de encubierta interpelación. Examina. Y si entrego  la voz en blanco enfurece su razón. Me atormenta el pacto taciturno que, en … Sigue leyendo Le hablé al silencio…

Detrás del Laberinto… Tú

¡Y saber que detrás de todo este laberinto de palabras estás Tú! Tú, el causante de mi delirio de letras que se unen sin saber ni cómo ni por qué. Sencillamente se buscan en la noche para, al amanecer, componer textos que mi invención nunca podría imaginar. Será la magia de la madrugada la que … Sigue leyendo Detrás del Laberinto… Tú

Musitar en susurros

¡Te amo! Tanto..., que daría para tatuar mi cuerpo y el tuyo con las dos únicas palabras que conoce mi Alma, ella no necesita más léxico. Se enriquece constantemente con el "Te amo" que tú le musitas en susurros, cuando el día se va tiñendo de colores ocres y la vida va perdiendo su sentido … Sigue leyendo Musitar en susurros

Eternamente siempre

Mil y una forma de unir letras. Millones de combinaciones de enlazar palabras. Y, a mí, se me ocurren siempre las mismas "Te amaré siempre" "Amarte siempre" "Siempre te amaré". Y, así, eternamente.