Recuérdame…

Foto B.Coms (unplash)

¡Recuérdame! Recuérdame en un rincón, o a escondidas. En medio de la nada, o entre la multitud. O, errandándole a tu sino. Pero... ¡Hazlo! Que si tú lo haces yo jamás moriré. ¡No dejes a tu pensamiento elevarse sin mí! Yo te juro que aún tengo fe. Que aun creo que me retienen tus pupilas,  … Sigue leyendo Recuérdame…

Remendar la ausencia

Después de que mis labios en silencio y cabizbajos pintaran palabras sordas... No pude inventar una manera más sublime, más bella  de remendar la memoria que cosiendo letras  con puntadas de versos tejidos para que tu ausencia no se bautizara con el vestido de mi sentencia.

Encuentro…

El cielo de la duda perdió su llave, allí donde el murmullo de la muerte temblando vivirá.   Allá, donde la tumba sellada con mudas palabras abrió la eternidad.   Y será allí,  en un encuentro dialogado, donde hablemos lo que perpetuamente tú y yo, la conciencia nos dejó acallar.