Remendar la ausencia

Después de que mis labios en silencio y cabizbajos pintaran palabras sordas... No pude inventar una manera más sublime, más bella  de remendar la memoria que cosiendo letras  con puntadas de versos tejidos para que tu ausencia no se bautizara con el vestido de mi sentencia.

Alma

Me pregunté a dónde irían mis versos al morir, mas convine que solo puede ser de la misma forma que nacer los vi. En la soledad de un lápiz. En el blanco de un papel. En unos ojos envenenados de letras, atados a un alma hambrienta alimentándose de cientos, de miles de poemas. O, quizá, … Sigue leyendo Alma

Encuentro…

El cielo de la duda perdió su llave, allí donde el murmullo de la muerte temblando vivirá.   Allá, donde la tumba sellada con mudas palabras abrió la eternidad.   Y será allí,  en un encuentro dialogado, donde hablemos lo que perpetuamente tú y yo, la conciencia nos dejó acallar.